Capítulo IV: Cielo e Infierno

Un cometa está compuesto principalmente por hielo de agua (H20) con un poco de hielo de metano (CH4), y algo de hielo de amoníaco (NH3) Un modesto fragmento cometario, al chocar con la atmósfera de la Tierra, produciría una gran y radiante bola de fuego, y una potente onda explosiva que incendiaría árboles, arrasaría bosques y se escucharía en todo el mundo. Pero no podría excavar en el suelo un cráter grande.

hola

Representación turca del Gran Cometa de 1577 . La excitación que suscitó la llegada del cometa contribuyó directamente a la fundación del observatorio de Estambul. (Cedida por la Biblioteca de la Universidad de Estambul.)

Todos los hielos se derretirían durante la entrada.

Del cometa quedarían pocas piezas reconocibles, quizás sólo un rastro de pequeños granos provenientes de las partes no heladas del núcleo cometario. Recientemente, el científico soviético Sobotovich ha identificado un gran número de diamantes diminutos esparcidos por la zona de Tunguska. Es ya conocida la existencia de diamantes de este tipo en meteoritos que han sobrevivido al impacto y cuyo origen último pueden ser los cometas.

Cometa Ikeya-Seki, descubierto en 1965 por dos buenos astrónomos aficionados japoneses. La cola tiene aproximadamente cincuenta millones de kilómetros de longitud. (Fotografiado en el observatorio Nacional de Kitt Peak, por Michael Belton.)

Cometa Ikeya-Seki, descubierto en 1965 por dos buenos astrónomos aficionados japoneses. La cola tiene aproximadamente cincuenta millones de kilómetros de longitud. (Fotografiado en el observatorio Nacional de Kitt Peak, por Michael Belton.)

Los principales astrónomos de los siglos dieciséis y diecisiete estuvieron

fascinados por los cometas, e incluso a Newton le daban un poco de vértigo. Kepler describió los cometas precipitándose a través del espacio como peces en el agua, pero disipados por la luz solar, pues la cola cometaria siempre señala en dirección contraria al Sol. David Hume, en muchos casos un intransigente racionalista, jugó por lo menos con el concepto de que los cometas eran las células reproductoras los óvulos o el esperma de los sistemas planetarios, y que los planetas se producían practicando una especie de sexo interestelar.

Astronautas del Apolo 16 instalan el experimento de un retrorreflector de láser en la Luna.

Astronautas del Apolo 16 instalan el experimento de un retrorreflector de láser en la Luna.

La Tierra está muy cerca de la Luna. Si en la Luna los cráteres de impacto son tan numerosos, ¿cómo los ha evitado la Tierra? ¿Por qué el Cráter del Meteorito es tan extraño? ¿Piensan los cometas y los asteroides que es imprudente chocar con un planeta habitado? Tanto control es improbable. La única explicación Posible es que los cráteres de impacto se formaron a ritmos muy similares tanto en la Tierra como en la Luna, pero que la falta de aire y de agua en la Luna ha permitido conservarlos durante períodos inmensos de tiempo, mientras que en la Tierra la lenta erosión los borra o los rellena. Las corrientes de agua, el arrastre, de arena por el viento, y la formación de montañas son procesos muy lentos. Pero al cabo de millones o de miles de millones de años, son capaces de dejar totalmente rosionadas cicatrices de impactos incluso muy grandes.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: